POLLO CON CÍTRICOS Y ACEITUNAS

En mi casa la carne que más se consume es el pollo. Una carne deliciosa, económica, que da muchísimo juego en la cocina, y además es una carne con muchas propiedades.

Es una carne blanca, baja en grasas, y con altos niveles de proteínas además de un alto contenido en nutrientes y vitaminas, es rico en fósforo, un mineral esencial que nutre a los dientes y huesos, así como a los riñones y el hígado, tiene una alta cantidad de retinol, alfa y beta-caroteno, licopeno y, todos los derivados de la vitamina A, que son esenciales para permitirnos poder tener una salud visual adecuadas, es fácil de digerir y es bien tolerado por quienes sufren trastornos digestivos ya que su tejido conectivo es más fácil de desintegrar.

Y como a mí me encanta probar recetas de otros países, a falta de medios para ir a probarlos en persona (mi lista de países a los que quiero viajar tanto por su cultura como por su gastronomía es muy larga), esta vez vamos a viajar a Grecia, la cuna de la democracia, de la filosofía, y con una gastronomía deliciosa.

Los ingredientes principales en la gastronomía griega son muy variados, utiliza principalmente ingredientes locales propios de la dieta mediterránea, como vegetales, aceite de oliva, aliños de limón, quesos, pescado y carnes frescos, cereales, miel, y la aceituna, que es uno de sus productos estrella. Las aceitunas Kalamata, producidas en el sur del Peloponeso y en Creta, son toda una delicatesen, y protagonista de uno de sus platos más famosos, la ensalada griega.

Sabéis que suelo preparar recetas sencillas, económicas y para toda la familia, es mi trío de prioridades cuando me meto en la cocina, porque quiero que todos puedan cocinar mis platos y también hay que mirar por la economía familiar, como digo muchas veces.

Esta receta es todo lo anterior,  y os prometo que se pusieron “las botas” y que el pan voló con la salsa  que acompaña el plato, porque aunque es un plato simple, la combinación de los cítricos con las especias es deliciosa. Yo combiné limón y lima, pero se puede hacer sólo con limón o sólo con lima, a gusto del consumidor.

INGREDIENTES

-½ cucharadita de canela en polvo

-1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo

-1 pollo entero o troceado (yo lo uso troceado porque es más cómodo de servir y uso la carcasa para hacer el caldo)

-Aceite de oliva virgen

-Cebolla (como siempre, yo uso la congelada, no apta para consumo en crudo pero perfecta si vas a cocinarla)

-1 trozo de unos 5 cm de jengibre fresco rallada

-2 ½ de caldo de pollo (yo lo preparé con unas verduras y la carcasa del pollo).

-1 limón y 1 lima en gajos con piel

-75 g de aceitunas negras deshuesadas

-1 cucharada de miel

-4 cucharadas de cilantro fresco picado

-Sal y pimienta molida

-Ramitas de cilantro para adornar

PREPARACIÓN

-Precalentamos el horno a 190º

-Mezclamos en un bol la canela, la cúrcuma, la sal y la pimienta y frotamos la piel del pollo muy bien.

-Calentamos aceite en una sartén (unas 2 cucharadas) y freímos el pollo por todos los lados hasta que se dore. Lo colocamos en una fuente apta para el horno con tapa.

-Añadimos a la sartén la cebolla y la freímos unos minutos y a continuación añadimos el jengibre rallado y el caldo, y calentamos hasta que esté a punto de hervir. Regamos el pollo con esta mezcla, tapamos y horneamos durante media hora.

-Sacamos el pollo del horno, agregamos los gajos de limón y lima, las aceitunas y la miel. Horneamos otros 45 minutos más sin tapar, hasta que el pollo esté tierno.

-Agregamos el cilantro, rectificamos de sal, removemos un poco, y adornamos con unas hojas de cilantro.

-Podemos añadir unas patatas cuando añadimos los cítricos para acompañar. En nuestro caso lo acompañamos con una ensalada verde aliñada con sal, aceite, limón y unas aceitunas negras.

 “Toda la historia humana atestigua que, desde el bocado de Eva, la dicha del hombre depende de la comida”

LORD BYRON

PAN BAO RELLENO DE POLLO Y SETAS SIITAKE

El domingo, para acompañar al Ramen, aprovechando que me había sobrado un puñado de setas siitake y que tenía unas pechugas de pollo en la nevera, preparé un pan Bao relleno.

Para conocer el origen de este pan debemos viajar hasta Asia, ya que es uno de los platos más conocidos de la comida china, aunque la cuna del Bao es Taiwán, ya que es el plato típico de las fiestas de Año Nuevo. Allí el ‘bao’ goza de un protagonismo fundamental dentro de la gastronomía tradicional callejera; y aunque ahora en el resto del mundo esté considerado como uno de los platos de moda, este pan pertenece a las calles, siendo uno de los máximos exponentes del “street food” asiático.

Es un pan con una forma muy característica, preparado de tal manera que envuelva el relleno y sea fácil de comer, y está cocido al vapor. Se le conoce con diversos nombres, desde Bao, Baozi, pan bao a min pao, panecillos chinos al vapor, pero su nombre correcto es “Gua Bao”. El origen etimológico de esta palabra es  “koah-pau”, que significa “pan cortado”. La palabra “bao” proviene de “Miànbāo”, que significa pan o panadería.

Como os dije anteriormente el pan Bao tiene una forma muy característica, que se consigue así:

 Con la ayuda de un rodillo, estiraremos las bolitas y colocaremos unos papeles de hornear en el centro de la masadoblados a la mitad, dejándolos reposar tapados con el trapo húmedo media hora.

Como observaréis en la foto yo no les di la forma final y los dejé en forma de bollos que luego corté a la mitad para rellenar, ya que aún no dispongo de una vaporera grande y los preparé en la bandeja varoma de la Thermomix, y si los formaba no me cogían todos. Así que opté por no hacer el último formado. El resultado en sabor es el mismo, aunque bien es cierto que pierde parte del encanto de la receta original.

 Mi próxima adquisición será una vaporera.

INGREDIENTES

PAN ( 4 unidades)

-125gr de harina

-10gr de azúcar

-25gr de agua

-45gr de leche entera

-12gr de aceite de oliva

-1gr de sal

-6gr de levadura fresca

-2gr de levadura en polvo

RELLENO

-1 pechuga de pollo

-Un puñado de setas siitake

-Salsa de soja

-Aceite de sésamo (sustituirlo por aceite de oliva virgen sino tenéis)

-1 ajo

-1 trozo pequeño de jengibre

-Lo primero será diluir la levadura fresca en el agua un poco tibia. Hacemos un volcán con la harina.

– Añadimos en el interior los demás ingredientes y amasamos hasta conseguir una masa homogénea. También se pude hacer en la amasadora con el accesorio de gancho.

-Dejar fermentar en un lugar cálido durante media hora.

-Cortamos en cuatro porciones y le damos una forma ovalada. Aquí es donde yo los dejé en forma de bollo ovalado pero es donde haríamos el paso que os comenté anteriormente para darle su forma característica. Con la ayuda de un rodillo, estiramos las bolitas y colocamos unos papeles de hornear en el centro de la masa, doblados a la mitad, dejándolos reposar tapados con el trapo húmedo media hora.

-Cocinamos al vapor durante 15 minutos y luego los dejamos reposar 5 minutos más.

-Como los preparé en el Varoma de la Thermomix, así que si alguien utiliza esta opción, tendréis que poner 150 g. de agua en el vaso, situar la bandeja Varoma en su posición y programar 12 min/varoma/vel.2.

-Preparamos el relleno.

-Cortamos la pechuga en tiras delgadas. Cortamos las setas en cuartos.

-Picamos el ajo y el trozo de jengibre finito.

-En una sartén cubrimos el fondo con aceite de sésamo (o de oliva) y ponemos a calentar.

-Bajamos el fuego para añadir el ajo y el jengibre para que no se queme y sofreír hasta que coja un color dorado. Añadimos la pechuga de pollo hasta que empiece a coger un tono dorado y añadimos las setas. Cocinamos unos minutos y añadimos un buen chorro de salsa de soja y dejamos cocinar todo junto hasta que adquiera una consistencia de salsa espesita.

Rellenamos el pan Bao y servimos inmediatamente para comerlo calentito.

NOTA: como ya os dije es un pan muy versátil, que se puede servir con infinidad de rellenos, y son muy socorridos para esos días donde no hay ganas o tiempo de cocinar, o para aprovechar restos que nos queden en la nevera de pollo, pescado, embutido, etc… porque es un pan ligero que les encanta a mayores y a niños.

Podéis prorratear las cantidades el día que los hagáis, y hacer muchas piezas, ya que se pueden congelar perfectamente. Para descongelarlo la mejor manera es en la vaporera, porque así quedarán calientes y esponjosos.

Mi hija, cuando sobran pocos que no me merece la pena congelarlos, al día siguiente, como están fríos y quedan con una apariencia chiclosa, los mete en la tostadora, los tuesta ligeramente, y los rellena de atún y queso curado. Así todo parecido con un plato asiático es nulo, pero a ella le encanta, y quien soy yo para ponerme purista, si soy la primera en experimentar en la cocina todo tipo de mezclas y fusiones.

Espero que os guste, y que los disfrutéis mucho.

“Una receta no tiene alma. Es el cocinero quien debe darle alma a la receta” 

THOMAS KELLER (CHEF)