SMOOTHIE DE FRESAS, FRUTOS ROJOS Y PLÁTANO

Si algo me encanta cuando empieza a asomar el verano son los smoothies bien fresquitos, donde puedes combinar todo tipo de frutas, yogures, leches, bebidas vegetales, y todo lo que se te pueda ocurrir, y además es una opción buenísima para incluir más fruta en la dieta de nuestros hijos, que por lo común nos suele costar un mundo que se coman un par de piezas al día.

Algunos os preguntaréis que son los smoothies. Pues son los batidos de toda la vida pero con un nombre mas “cool”.

Es una manera de usar la fruta que ha madurado demasiado o la que tengáis congelada. Yo congelo fresas y frutos rojos porque aprovecho en temporada que está a buen precio y además se estropean rápidamente, también el plátano cuando madura demasiado. Está muy bien lo de usar la fruta congelada porque así el batido estará bien fresquito sin necesidad de meterle hielo.

Se puede tomar a cualquier hora, aunque en mi casa es costumbre prepararlo para las meriendas.

Hablando de hielo, si hacéis el batido con la fruta caliente y no queréis esperar a que se enfríe en la nevera, no uséis hielo. Tener siempre unas fresas, unas frambuesas, unas rodajas de plátano, congeladas, y tendréis unos “cubitos” naturales, que os enfriará el batido, con la ventaja de que son “cubitos comestibles”.

A  estas alturas ya no os quedará duda de que soy una auténtica admiradora de las fresas y los frutos rojos. Y como por motivos de salud he tenido que prescindir de la dieta todo lo que pueda los lácteos, he sustituido el yogur por yogur de soja y la leche por bebida de avena, y el resultado es mil veces mejor en sabor. Es un desayuno o merienda sano, rico, saciante  y apto para veganos e intolerantes a la lactosa.

Los frutos rojos al poseer gran cantidad de antioxidantes, combaten los radicales libres responsables de la degeneración celular y, por tanto, el envejecimiento de la piel. Son muy buenos para el corazón, ya que contienen altas cantidades de polifenoles, flavonoides y antocianinas y una fuente extraordinaria de vitamina C y provitamina A.

Las fresas son ricas en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales, lo que ayuda a mantener un intestino saludable. Los antioxidantes ayudan en la absorción de nutrientes clave, además de las proteínas y el hierro.

El plátano, aunque es principalmente conocido por su alto componente en potasio, lo cierto es que también es una fuente rica en otros dos minerales, magnesio y fósforo,  también destaca en el plátano la presencia de ácido fólico, vitamina B6, vitamina C, y dependiendo del grado de maduración, unos niveles de fibra y azúcar u otros.

INGREDIENTES

-200 g de fresas, frambuesas y grosellas

-1 plátano maduro

-1 yogur de soja

-60 ml. de bebida de avena

-2 cucharadas de azúcar de coco

-Hojas de hierbabuena

PREPARACIÓN

-Meter en el vaso de la batidora todos los ingredientes (dejar unos frutos rojos para decorar), batir bien, si os gusta menos espeso añadir un poco más de leche, que en esto hay para todos los gustos, y comprobar el punto de azúcar porque a veces los frutos rojos tiran mucho a ácido y si es necesario añadir algo más de azúcar.

-Yo uso azúcar de coco porque me han quitado los azúcares refinados. He probado con miel, sirope de agave, pero para esta combinación de batido el sabor que le da el azúcar de coco me parece el más rico, pero podéis endulzar con lo que más os guste.

-Decorar con frutos rojos y con unas hojas de hierbabuena.

“Nunca, nunca, nunca está mal comer más fruta”

NANCY S. MURE.

LIMONADA

Beber limonada en Semana Santa es una de las tradiciones gastronómicas más arraigadas en León, El Bierzo y Zamora. Es una bebida que se prepara en todos los bares y en muchos hogares, fiel compañera del dulce más típico de estas fechas, las torrijas.

El acto de salir a tomar limonadas se conoce como “ir a matar judíos”, y aunque el origen de la expresión aún es discutido, no cabe duda de que está enraizado en nuestra historia, y “no tiene, a estas alturas de nuestra historia, un significado antisemita, sino que es puramente gastronómico”, en palabras de José Cañedo, secretario general de la Academia de la Gastronomía Leonesa.

Aquí os dejo un enlace muy interesante del blog “Directo al paladarhttps://www.directoalpaladar.com/otras-bebidas/limonada-vino-leon-matar-judios

donde cuenta varias historias del posible origen de la misma, por si os interesa leerlo.

Esta receta es perfecta por su sencillez para estas fechas señaladas, pero la podéis preparar en el verano para tomarla bien fresquita esos días de relax, compartiendo con familia y amigos, a la hora del vermout (nombre con el que se conoce ese maravilloso momento del mediodía acompañado por la bebida a escoger y unos aperitivos) o por la tarde como acompañamiento a una rica merienda.

La receta es de un amigo, que ha tenido a bien compartir conmigo, una receta tradicional de su familia. Os comparto sus palabras:

“Mi bisabuelo tenía una de las recetas originales de Ponferrada en uno de  los principales bares de Ponferrada, estaba en la Calle Ancha y se llamaba Bar Tomé. El hacía la receta en casa y la repartía para sus 7 hijos y desde que falleció la hice yo. Estudié técnico de enología y no he querido añadir nada y que se pudiera mantener la receta original sin aditivos ni sulfitos. Como no me voy a dedicar a ello aun habiendo estudiado enología, me gustaría que la receta llegara a todos los hogares posibles, y  a través de tu blog compartir con todos algo tan especial. Esta receta a ganado varios premios”

Esta es la receta, para prepararla en cantidad. Yo hice un litro así que os pongo la receta tal cual me la han enviado y al lado el prorrateo de cantidad para 1 litro de vino.

INGREDIENTES

-10 litros de vino tinto de la zona (1 litro de vino)

– 5 litros de agua (medio litro de agua)

-2 kg de limones (1 limón grande)

– 8-10 palitos de canela en rama (1 palito de canela)

– 2 kg de azúcar (medio kilo de azúcar)

PREPARACIÓN

-Cortar los limones en 4 trozos, primero cortar los culos y luego otro corte más a la pieza central.

-La canela se cuece en medio litro de agua y se le resta ese medio litro al agua (4,5l+ 0,5l)

-Añadir el vino y los 4,5 l. de agua restante en un recipiente y los limones cortados. Dejar 6-8  días hasta que los limones oscurezcan en la maceración.

-Añadir el azúcar y remover 2-3 veces al día durante 2-3 días hasta que coja el azúcar del fondo.

-Exprimir los limones y colar la limonada.

-Se debe guardar en un lugar fresco y seco mientras macera el recipiente debe estar abierto siempre para que no fermente y se pique.

-Al acabar todo el proceso se cuela y se embotella pero las botellas no se deben cerrar también para que no se pique y no fermente, se debe guardar en una nevera y dura hasta que salgan burbujitas y es el momento de tirar la que no se haya consumido.

“El trabajo nos da días prósperos, el vino nos da domingos felices”

CHARLES BAUDELAIRE