TORTOS ASTURIANOS CON PICADILLO Y HUEVOS

Hoy ha sido un día de trabajo en la huerta y el patio, así que el cuerpo nos pedía una comida rica y contundente, para recuperar fuerzas.

Y para contundente esta receta típica asturiana, que tenía muchísimas ganas de preparar pero para la que no encontraba el momento, ya que es una comida que luego necesitas desgastar. Así que una buena sesión de gimnasia rural, y arreglado.

Un poco de historia sobre su origen:

El maíz trajo una revolución social a Asturias. La fecha exacta en la que el cereal se introdujo en la región no se sabe. Hasta hace poco se creía que lo había traído Gonzalo Cancio y Méndez Casariego en 1604. Sin embargo, un testamento con fecha de 1598 documenta que un campesino le dejaba a sus herederos una fanega de maíz y otra de panizo, probando que el maíz llevaba en Asturias más tiempo de lo que se creía.

En la Asturias del siglo XVII el maíz se convirtió en el epicentro de una revolución social y económica. Crecía exponencialmente, especialmente en comparación con los cereales locales habituales, el trigo, el centeno o la escanda, y pronto se convirtió en el principal sustento del pueblo. El maíz, con su buen rendimiento, sirvió para alimentar a muchas personas en siglos de escasez. Por si fuera poco, sirvió también para alimentar al ganado y las partes no comestibles de la planta se utilizaron para cubrir los suelos de los establos y para encender la cocina de leña.

Su cultivo fue determinante para la evolución de los hórreos en paneras, con más espacio para almacenar el grano y con amplios corredores para secar las mazorcas, que en Asturias se llaman panoyas.

Con la harina de maíz metida de lleno en los hogares, fueron dos las creaciones culinarias más típicas: Las papas, una especie de natilla elaborada con harina de maíz tostada y leche o caldo, y los tortos.

Actualmente la producción de maíz en Asturias está en claro descenso, pero aún está muy presente en la gastronomía tradicional asturiana y los tortos con picadillo y huevo son uno de los muchos platos asturianos que tienen como base el maíz. También es una de las comidas más humildes que te puedas encontrar, sus principales ingredientes son harina de maíz, carne de cerdo picada y huevos, y sigue siendo muy popular en las zonas rurales, aunque hoy en día, gracias a la recuperación de las tradiciones gastronómicas y a la vuelta a los orígenes de la cocina de las guisanderas, el maíz asturiano está de plena actualidad. Cualquier restaurante o sidrería que proponga una gastronomía tradicional asturiana incorpora este plato, con variadas combinaciones para darles un toque más moderno, o al modo tradicional, que sigue siendo la combinación estrella.

La primera vez que los probé fue hace 5 años, en un restaurante típico de Gijón, donde un buen amigo nos hizo de guía por la ciudad a mi marido y a mí, que estábamos de viaje de recién casados, y nos llevó a un restaurante típico de allí (también hubo cachopo). Decir que salimos rodando creo que es totalmente innecesario.

Yo voy a preparar la receta tradicional tal como me la ha explicado una buena amiga asturiana, aunque ella no me dio cantidades (en los pueblos se preparaba a ojo, me cuenta), pero yo os incluyo cantidades para que sea más sencillo a la hora de elaborarlos, y la harina de maíz que uso es de Asturias.

INGREDIENTES (para 4 personas)

-200 g  harina de maíz

-50 g harina de trigo

-240 ml de agua tibia

-Una pizca de sal (unos 3 g. aprox.)

– 250 g de picadillo de cerdo

-4 huevos camperos (uno por persona)

-Aceite de oliva

PREPARACIÓN

-En un bol incorporamos los ingredientes para la elaboración de la masa de los tortos. Añadimos las harinas, la sal y el agua, poco a poco, a medida que la vamos integrando con un tenedor.

-Trabajamos la masa, inicialmente con un utensilio y después con las manos hasta conseguir una consistencia lisa y seca que se nos quedará ligeramente adherida a las manos.

-Formamos pequeñas bolas, del tamaño de una nuez, que colocaremos entre dos plásticos de cocina. Achatamos y estiramos con un rodillo. Se trata de una masa difícil de manipular por lo que al colocarla entre plásticos será mucho más sencillo el estirado y posterior manejo.

-Freímos los tortos en abundante aceite para freír.

-Calentamos una buena cantidad de aceite, de forma que los tortos puedan quedar flotando en él. Cuando el aceite esté bien caliente incorporamos 1 o 2 tortos. Freímos sólo por uno de los lados durante 2 o 3 minutos.

-Los cocinaremos por ambos lados hasta que estén dorados y los reservamos en una fuente con papel de cocina para eliminar el exceso de grasa. Dejamos reposar unos segundos para poder manipularlos. Reservamos.

-Freímos los huevos. Un punto importante de la receta está en los huevos. Añadimos en una sartén una cucharada de aceite de oliva y freímos los huevos sin que terminen de cuajarse. No deben quedar muy hechos (la yema debe quedar líquida) para que se puedan mojar los tortos.

-Sofreímos el picadillo en la misma sartén de los huevos.

-Montamos el plato uniendo todos los ingredientes, los tortos recién hechos, los huevos fritos  y el picadillo.

NOTA: se puede añadir a esta receta tradicional Queso de Cabrales desmenuzado por encima.

“Una de las mejores cosas de la vida es que debemos interrumpir regularmente cualquier labor y concentrarnos en la comida” 

LUCIANO PAVAROTTI

2 pensamientos en “TORTOS ASTURIANOS CON PICADILLO Y HUEVOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s