TORRIJAS DE PAN DE BRIOCHE

12

 

Llega la Semana Santa y con ella todo una selección de recetas típicas de estas celebraciones.

Pero si hay una por excelencia y que se prepara en prácticamente todos los hogares, son las torrijas, que si bien se hacen durante todo el año como manera de aprovechamiento para el pan que se queda duro, en estas fiestas llenan los escaparates de las pastelerías, es el postre principal en los restaurantes, y se ha puesto tan de moda que los restaurantes más prestigiosos crean en esta época recetas de lo más variopintas con la torrija como protagonista estrella.

Su procedencia es muy antigua. Se dice que la torrija fue un invento de los romanos, y que el gastrónomo Marcus Gavius Apicius, ya incluyó en su célebre recetario De re coquinaria un plato denominado pultes tractogalate (gachas guisadas con harina y leche) cuya elaboración lo sitúa como tatarabuelo de la torrija).

La primera vez que un término parecido a “torrija” aparece por escrito fue en un texto del poeta y autor teatral salmantino Juan de la Encina en su villancico número IV, aunque las torrijas, más parecidas a tal y como las conocemos ahora, tienen su origen en el siglo XV y nacen como una costumbre muy alejada de la celebración de la Semana Santa.

Estos dulces elaborados a base de pan duro, huevos, azúcar, leche o vino comenzaron a preparase para aliviar a las parturientas al dar a luz y favorecer su recuperación postparto allá por el siglo XVII. En un principio las torrijas se preparaban con rebanadas de pan de pequeño tamaño, y se servían acompañadas de una copita de vino.

No se sabe a ciencia cierta como las torrijas se han instaurado como postre típico en estas fechas, pero lo cierto es que al ser un alimento saciante y calórico que aportaba energía, comenzaron a incluirse en la Cuaresma para compensar los períodos de abstinencia de algunos alimentos. Más adelante, a comienzos del siglo XX, las torrijas perdieron un poco su vinculación religiosa y se hicieron habituales en las tabernas madrileñas, acompañadas por un vaso de vino.

 

Recetas de torrijas hay cientos, pero la base siempre es la misma, pan, leche, huevos, azúcar y canela. A partir de ahí gusto, tradición e imaginación se unen para que cada uno haga su versión de su torrija favorita en casa.

5 (1)

Yo suelo preparar pan de brioche para las torrijas, porque el pan duro siempre lo aprovecho para preparar sopas de ajo o preparar el pan rallado, y desde un día que preparé un brioche para hacerlas, se convirtieron en las favoritas de mi familia. Pero hacer un brioche lleva mucho tiempo. Esta receta de brioche la encontré en un blog que sigo, el de Loleta, y es un brioche más sencillo y que lleva menos tiempo de fermentado, así que probé a hacerlo y la verdad es que queda muy resultón.

Os incluyo la receta en todas las versiones, a mano, con amasadora y con thermomix, para que elijáis el método que más os guste.

Con esta receta quedan muy jugosas y os puedo asegurar que no duraron diez minutos en la bandeja una vez que hice las fotos y las puse sobre la mesa con un chocolate calentito.

8

Nota: esta fotografía la he presentado al reto de La Lechera de marzo en Instagram, donde podéis seguir mi blog, por eso en la receta incluyo la leche condensada La Lechera, pero podéis usarla de cualquier marca.

BRIOCHE

-90 g leche

-30 g levadura fresca de panadería

-4 huevos

-520 g harina de fuerza

-85 g azúcar

-7 g sal

-100 g mantequilla a temperatura ambiente

Preparación

-Engrasar bien un molde rectangular de unos 30-32 cm de largo. Reservar.

-Templar la leche. Disolver la levadura desmenuzada en la leche con ayuda de las manos y mezclar bien.

-En un bol de batidora eléctrica o en la thermomix, añadir la mezcla, los huevos, la harina, el azúcar y la sal y batir a velocidad media-baja con el accesorio de gancho hasta que la mezcla esté uniforme. También podéis mezclar a mano en un bol grande. Amasar con el gancho durante 5 minutos. Parar 2 minutos y volver a amasar 5 minutos.

Si se hace en thermomix, programar 30 segundos a velocidad 6. Luego, programar 3 minutos en función vaso cerrado y velocidad espiga.

Para hacerlo a mano, amasar hasta que la masa no se pegue, Unos 15 minutos haciendo paradas cada 5 minutos para reposar la masa durante un minuto.

-Si lo haces en batidora eléctrica, con la batidora en marcha, comenzar a añadir la mantequilla a temperatura ambiente a la masa y continuar batiendo hasta que toda la mantequilla esté integrada, Sacar el gancho y tapar con un trapo el bol. Dejar reposar una hora en un lugar templado (lo mejor dentro del horno apagado). Pasado este tiempo, volver a colocar el gancho y amasar un par de minutos a velocidad media-baja para desinflar la masa.

-Si lo haces en thermomix, programar 2 minutos en vaso cerrado y velocidad Espiga, y añadir la mantequilla por el bocal. Dejar reposar la masa en el vaso durante 1 hora. Una vez pasado este tiempo, bajar la masa con la espátula y amasar 1 minuto, vaso cerrado, velocidad Espiga.

-Para hacerlo a mano, volcar la masa sobre la encimera y comenzar a añadir la mantequilla amasando cada vez antes de añadir más mantequilla. Es fácil pero un proceso más elaborado. Formar una bola y dejarlo reposar una hora en un bol engrasado y tapado con un trapo.

-Pasada una hora, sacar la masa del bol o de la thermomix, y extender con las manos formando un rectángulo. Ahora doblar la masa con 3 pliegues: la parte de arriba hacia el centro y la de abajo igual, de modo que nos quede un rectángulo de tres capas.

-Poner la masa dentro del molde rectangular y dejar reposar una hora o una hora y media hasta que haya doblado el volumen. Se habrá inflado y tendrá una joroba preciosa. Hay que dejarlo reposar en un lugar sin corrientes y si es templado mejor. Yo lo puse dentro del horno apagado y cerrado que es donde siempre dejo reposar mis masas y me funciona muy bien.

-Pasado este tiempo. Encender el horno a 200 grados.

-Con ayuda de un pincel de cocina, pintar la superficie del pan, que estará muy inflado, con huevo batido pero con mucho cuidado para que la masa no se baje. Hornear unos 30 minutos. Pasados los primeros 15 minutos, si el pan se tuesta demasiado, poner un papel aluminio por encima y continuar horneando.

-Dejar enfriar en el molde, desmoldar  y dejar enfriar.

 

TORRIJAS (16 unidades)

-1 lata de leche condensada La Lechera de 370 g

-2 medidas de la lata de agua caliente

-Ralladura de 1 limón y 1 naranja

-100 ml. de nata de 35% materia grasa

-2 huevos M

-2 cucharadas soperas de canela en polvo

-Aceite de oliva virgen extra para freir

Preparación

-En un bol grande poner la lata de leche condesada, las dos medidas de la lata de agua caliente, y mezclar bien. A continuación añadir la nata, mezclar.

-Batir los dos huevos, añadirlos a la mezcla anterior y batir todo junto.

-Añadir la ralladura del limón y la naranja y la canela, mezclar todo bien, tapar el bol y dejar infusionar todo junto hasta que la mezcla templada.

-A continuación hacemos 8 rebanadas de 2 cm. y las partimos a la mitad, ya que salen rebanadas muy grandes.

-Las sumergimos en la mezcla hasta que estén bien empapadas, y las ponemos sobre una rejilla para que escurra bien el líquido.

Las freímos en abundante aceite de oliva caliente, las vamos sacando con cuidado sobre papel absorbente para que escurran el aceite, y cuando estén escurridas se pasan por una mezcla de azúcar y canela por las dos caras.

-Podéis darle un toque más moderno fundiendo chocolate negro y chocolate blanco y bañando una parte con ellos, dejarlos enfriar y acompañarlo con fresas y frambuesas.

7

“No existe modernidad sin una buena tradición”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s